Cuánto hemos cambiado

Hace unas semanas, algunas de nosotras acudimos al X Día C en Pamplona. Sacrificamos horas de sueño y buena alimentación (bueno, de la última no quedaba mucho por sacrificar) para poder acudir a muchos de los encuentros que el Club de Creativos proponía. El último de ellos fue una mesa redonda en la que el tema de discusión era cómo había cambiado la publicidad en los últimos años. En concreto, la cuestión se refería a la forma en la que los cambios tecnológicos han afectado en la labor de un publicista.

Total. No voy a contaros a estas alturas cómo las nuevas tecnologías han cambiado nuestro día a día, nuestra forma de pensar y nuestra forma de comunicarnos. Hay cosas en las que nos hemos adaptado mejor que en otras, eso es cierto. Y es que el ser humano es impredecible y, a veces, un tanto idiota. Que me expliquen la moda de las gafas de pasta negras sin cristales o la tendencia a fabricar auriculares del tamaño de una cabeza humana.

Unos así para mi vecino reggaetonero, que se acerca la Navidad (o no, pero no importa) y es tiempo de dar. Claro que sí.

Unos así para mi vecino reggaetonero, que se acerca la Navidad (o no, pero no importa) y es tiempo de dar. Claro que sí.

Sin embargo, sí creo necesaria una pausa para la reflexión en el vertiginoso mundo que es actualmente la publicidad. Dejando a un lado la opinión popular, no vivimos en una alta esfera rodeada de luces de neón y drogas de diseño. Esa esfera que todo lo toca, pero que nada le afecta, no existe. Mi absurda forma de demostrar esta tontería es usando Google como aliado (Google es tu amigo, siempre está contigo).

Publicidad y cosas

Fin de mi alegato. Lo sé, os tengo convencidos. Sí, la tecnología influye en la labor publicitaria. Es más, la tecnología afecta más que las drogas de diseño a los trabajadores publicistas (que sí, que también trabajamos). A todos nos toca adaptarnos a ella. Esto supone adaptarnos cada día para no quedarnos obsoletos.

Por un lado, las nuevas tecnologías, como a todo hijo de vecino, nos ayudan en tareas del día a día. ¿Para qué vas a enviar un SMS (¿os acordáis de esos mensajitos que costaba dinero enviar? ¿Os acordáis de cómo sustituíais palabras por jeroglíficos indescifrables para no enviar dos mensajes y que os cobrasen uno sólo?), si puedes enviar un WhatsApp (usando los mismos jeroglíficos, ojo. Ay, el ser humano es tan impredecible)? Sin embargo, y esto se comentó durante la mesa redonda, si antes corrías para entregar las cosas en el tiempo justo, ahora corres para entregarlas antes. Porque, con las nuevas tecnologías, se puede y punto. En lugar de usar ese tiempo extra que se nos brinda en reflexionar y pensar a dónde vamos, lo invertimos en llegar antes a algún sitio. El ser humano, otra vez siendo impredecible.

No piense, siga.

Autor: Erlich / Fuente: El País

Por otro lado, ahora pareciera que Internet o las redes sociales fuesen la panacea que garantiza el éxito de cualquier campaña de publicidad. La fórmula es simple e incluso lógica:

mi marca está en Facebook

+

hay mucha gente en Facebook

=

alguien me tendrá que ver por cojones

La idea, muy loable, es estar presente allí dónde están los consumidores. Y ya sabemos dónde está todo el mundo: perdiendo las huellas dactilares en la suave pantalla de un smartphone (otro día os hablo de mi historia de amor-odio con los smartphones). Ahora cualquier persona puede acceder a Internet desde cualquier sitio. Para las marcas, esto supone la posibilidad de acceso al consumidor en cualquier momento. Y llega el pánico. Todo el mundo quiere estar en Internet. No importa la justificación, la cuestión es “estar”. Lo que se convertía en algo bonito (conversaciones marca-usuario, relación más personal, etc.), se transforma en una combinación explosiva (porque el usuario explota) de pop-ups insistentes, anuncios con sonido que no sabes en qué puta pestaña se encuentran, banners que bien podrían causar ataques epilépticos, ese anuncio antes de tu vídeo en YouTube, perfiles en Facebook y Twitter que son únicamente contadores, páginas web que no saben de dónde vienen ni a dónde van, etc. Un “estar por estar”. El ser humano: tan impredecible y, a veces, un tanto idiota.

Menos resultados que para la tecnología y más que respecto a las drogas de diseño. Algo es algo.

Menos resultados que para la tecnología y más que respecto a las drogas de diseño. Algo es algo.

Como resumía Ezequiel Triviño en aquella mesa redonda, “la tecnología eclipsa”. Nos estamos olvidando de las personas en un mundo en el que, para colmo, son los usuarios quienes tienen verdadero poder sobre las marcas. Algo adquiere valor en cuanto a que las personas le dan ese valor. Y hay cosas elementales que nunca dejarán de valorarse. “Las buenas ideas perduran en el tiempo”. El qué no ha cambiado, ha cambiado el cómo.

Las cosas deben servir para algo. O, al menos, que hagan gracia. Como esas millones de cuentas sobre gatitos en Tumblr que a mí personalmente me parecen pocas. Hay que pensar en las personas. Por eso, cuando el friki de mi amigo informático (sí, tengo amigos) (todos tenemos un amigo informático) (hola, Fep) (mamá, no me quites los paréntesis del teclado) descubre la forma de sustituir el impersonal lápiz que aparece mientras escribes en Skype por un gatito adorable, y piensa en mí para mostrarme el poderoso secreto conociendo mi amor por los gatos, una se alegra de que aún queden personas que piensan en personas.

Y quizá en la próxima mesa redonda en la que pregunten en qué ha cambiado la publicidad en los últimos años, podamos responder “en esencia, no ha cambiado tanto”.

Encuentra tu agencia

Hace unas semanas las AdVengers estuvimos presentes en la VI Jornadas Universitarias Internacionales de Publicidad Social en la Universidad Rey Juan Carlos.

cesar garcia A parte de exponer nuestro gran proyecto, asistimos por la tarde a una mesa redonda en la que interactuamos con publicistas tan importantes como César García, creador de la Agencia Bob (a las izquierda), Ezequiel Triviño, creador de la agencia Wikreate y con Javier Carrasco, creador de la agencia La Despensa. Todos ellos unos genios en nuestro campo.

 Nos contaron sus experiencias, y lo más importante de todo, que buscan en un creativo.

 ezequielCésar García nos explicó que para él es muy importante saber por qué quieres trabajar con él. Por otro lado, Ezequiel Triviño (a la izquierda) nos decía algo muy parecido: ¿qué valor vas a añadir a su equipo de trabajo? Y, por último, Javier Carrasco nos decía ¿esos valores coinciden con los que tiene mi compañía?

 Si nos damos cuenta los tres buscan creativos que tengan lugar en su agencia, que coincidan con la agencia que ellos han creado y con sus valores. Por ello, todos coincidieron en decirnos: “busca TU agencia y VE a por ella”.

javier carrascoSomos creativos y no podemos ir dejando curriculums en las agencias como quien busca trabajo de camarero. Debemos elegir una agencia que vaya con nosotros, con nuestro carácter y nuestra forma de ver el mundo. Centrarnos en esa agencia e ir a por ella. Trabajar para conseguir entrar en esa agencia y hacerles entender que llegarás a ser capital esencial para ellos. Javier Carrasco (a la derecha) nos los resumía de esta manera: “cuando alguien viene a pedirme trabajo, me tiene que enseñar un book con el que piense que estoy perdiendo si no lo contrato”.

 De ahí, que si quieres ser creativo tu book sea tan importante, pues es tu carta de presentación, tu curriculum. Un book tiene que impresionar, tiene que ser parte de ti, mostrar los que eres y lo que eres capaz de hacer. Por ello, no hace falta que tu book tenga muchas piezas, sino que éstas sean de calidad.

 Una vez tengas tu book, estés seguro de él y quieras mostrarlo al mundo, elige tu agencia y ve a por ello. No te canses, no te rindas, hazte escuchar, si de verdad esa es tu agencia, allí habrá un hueco para ti.

Visita a la agencia Remo y entrevista a Jose Luis Moro

IMG_1447En el post de hoy, os voy a contar la gran aventura que vivimos las AdVengers en nuestra visita a la Agencia Remo con su director creativo Jose Luis Moro. Os mentiría si os dijera que minutos antes no estábamos de lo más nerviosas, y a la vez emocionadísimas con esta visita.

Pero todos estos nervios se fueron nada más entrar a la agencia y saludar a Jose Luis. La mañana comenzó con una visita por las instalaciones de la agencia, nos encantó su iluminación y su ambiente cómodo y familiar, ya que Remo es una agencia donde sus distintos profesionales no están separados por departamentos unos alejados de otros, si no que los creativos, los copy y los de medios están en la misma sala.

IMG_1448

Hubo pequeños detalles de la decoración de la agencia que nos llamaron la atención como una antigua Vespa en medio de la sala, su gran vitrina de trofeos a la entrada y una simpática chinchilla en la zona de los de producción.

IMG_1449IMG_1451

Más tarde, Jose Luis Moro no tuvo reparos en contestar algunas curiosidades que teníamos las AdVergers, acerca de su trabajo como creativo:

–          ¿Qué hacéis vosotros para vengar la publicidad?

Hacer publicidad de calidad, hacer que la publicidad sea lo mejor posible, tratamos de reinventarnos cada día y no hacer lo mismo que el día anterior.

–         ¿Alguna vez os han mirado mal cuando decís que sois publicistas?

Varias veces, ahora incluso dentro del mismo sector de la publicidad.

–          ¿Podría decir una campaña que os haya supuesto un reto?

Todas son un reto, sí que es verdad que al principio unas te pueden parecer más difíciles que otras, pero ahora mismo todas tienen el mismo reto, la falta de dinero. También algunos anunciantes te ponen muchas trabas que hacen limitar la libertad de la creatividad.

–          ¿Es el anunciante tan malo como lo pintan?

Hay de todo, entre el anunciante y la agencia hay una relación y todo es cuestión de confianza. Cuando el anunciante confía en el trabajo de la agencia y no ponen muchas pegas y limitaciones, suelen salir las mejores ideas y anuncios.

–          ¿Os veis muy limitados por el anunciante?

El anunciante piensa que da igual la calidad con la que se hagan los anuncios. Esto supone un problema ya que no dan mucho dinero y, a veces,  toda la libertad necesaria a la agencia. Esto hace que la mayoría de los anuncios que vemos sean iguales y haya una homogeneización. Pero las limitaciones a veces pueden ser tus alidadas ya que éstas pueden ser las que te hacen diferente al resto.

–          ¿Cuál es la exigencia más rara que os haya pedido un anunciante?

Podría destacar campañas que van dirigidas a diferentes países y deben adaptarse a cada uno de ellos. Hay que tener en cuenta la censura del país  al que nos dirigimos. Se podría decir que los rusos son unos de los más complicados.

–          ¿Cuál es tu campaña favorita?

Las de Budweiser me gustan mucho, son sinceras y muestran las cosas tal y como son. Los americanos ponen menos trabas y muestran de forma divertida acciones que en otros lugares, podrían ser criticadas.

–          ¿Qué contiene realmente un briefing?

Cada uno es un mundo. No necesariamente los briefing más elaborados son los mejores, lo importante es que describan claramente el problema.

–          ¿Tenéis establecido algún tipo de proceso creativo?

No, todo es cuestión de reunirse y ponerse a pensar. Remo es una agencia donde hay muy buen rollo y cada uno puede decir lo que piensa sin problemas.

–          ¿Venís contentos a trabajar?

Venimos contentos, tal vez por el tamaño o las características de la empresa. Yo siento que este trabajo es muy chulo, no hay día en el que no te rías un rato.

–          ¿Qué tienes que tener para ser un buen copy?

Escribir bien, te tiene que gustar escribir y saber asumir el reto de decir algo con las palabras, pero no tengo una receta especifica.

–          ¿Has tenido problemas con alguna campaña?

Muchas, se suelen quejar por cualquier cosa. Coleccionaba cartas de queja.

 

IMG_1453Para terminar, dar las gracias a Remo por recibirnos y sobre todo a Jose Luis Moro, por atendernos y contestar a nuestras preguntas con toda naturalidad. Fue una gran experiencia.

X día C

Los próximos días 11 y 12 de abril se celebrará en el recinto de Baluarte en Pamplona el X Día C. Para quién no lo conozca, el día C es la mayor feria de creatividad organizada en España por El Club de Creativos (CdeC).

Todos los años, desde el 2004, se reúnen en una ciudad española creativos destacados para compartir con todo aquel que se interese por nuevos proyectos o trabajos e, incluso, una forma más creativa de ver la vida.

Este año, por ser el décimo aniversario de este evento, el primer día se celebrará una jornada de puertas abiertas para que el público en general pueda disfrutar del mundo de la publicidad. Además, se realizará, como en ediciones anteriores, la tradicional revisión de carpetas “El futuro en tu carpeta” en la que varios directores creativos darán su valoración a los trabajos de los jóvenes.

En este encuentro, se contará con la presencia de varios ponentes destacados como Ximo Lizana, Humberto Matas o Karen Corrigan, entre otros.

Para más información visita la página de CdeC o el programa del evento. Si estás interesado, ya puedes comprar tus entradas y reservar tu hotel.