Día de la madre

Para aquellas mamás que se echaron las manos a la cabeza cuando su hijo/a le dijo que quería estudiar publicidad. Que siempre quieren lo mejor para nosotros. Sentiros orgullosas por estos anuncios dedicados a vosotras, pues a pesar de ignorar los “pero hijo, ¿qué hicimos mal?” siempre se os tiene en cuenta.

Y para todas las mamás.

Pero sobre todo, para mi mama, que está al pie del cañón siempre que la necesito.

¡Feliz día de la madre!

art_536_1

01_bolso

pac3b1uelo

Afiche

dia-de-la-madre-anuncio-660x330

B11_simara_dia_de_la_madre

mothers

puma-mama

Los slogans de nuestra vida

Aunque muchas veces nos mostremos indiferentes ante los anuncios, lo cierto es que los tenemos mucho más presentes de lo que nos imaginamos. Es curioso cómo se instalan en nuestra vida cotidiana sin apenas darnos cuenta de ello, y no sólo eso, todo el mundo puede recordar algún anuncio de cuando era pequeño o de hace unos años, sea por lo que sea. Tarareamos sus canciones, nos traen recuerdos, repetimos sus slogans, o incluso un gesto tan simple como ver a una persona sacar la mano por la ventanilla del coche nos evoca a un anuncio.

En esta entrada he querido hacer una recopilación de algunos de esos slogans publicitarios que se instalaron en nuestra memoria, que nos traen recuerdos y que incluso muchas veces incluimos en nuestras conversaciones y vocabulario, sin necesidad de hacer referencia en sí al anuncio. En definitiva, slogans que son ya parte de nosotros, que reconocemos y con los que nos reconocemos.

La publicidad siempre nos quiere aportar ese ‘algo especial’ y cercano que asumimos ya como nuestro y propio, y ante esto nadie se puede mantener indiferente. Y por esta aportación, he querido mostraros estos slogans de una forma un poco especial, con cariño, porque yo creo que lo merece.

Espero que os gusten.

telepizza

Telepizza

tegustaconducir

BMW

sabebien

Pescanova

nocilla

Nocilla

MasterCard

MasterCard

L'oreal

L’oreal

holasoyedu

Airtel

heineken

Heineken

evax

Evax

elcorteingles

El Corte Ingles

elalgodonnoengaña

Tenn

duracell

Duracell

buenoqueelpan

La Piara

bewater

BMW

amimedabandos

Petit Suisse

Canciones míticas de anuncios

Hoy, mientras iba sentada en mi tren de cercanías con destino a la Universidad he escuchado cómo un chico cantaba y tarareaba la nueva canción del anuncio de Tuenti. Comentaba entre sus amigos que le encantaba y que no podía dejar de sonar en su cabeza. Esto me dio la idea para realizar mi nuevo post: canciones de anuncios que no pueden parar de reproducirse en nuestro cerebro.

He aquí la canción del anuncio con el que hemos empezado a hablar:

Aquí tenemos otro ejemplo de un anuncio actual que no podemos dejar de tararear por los menos durante los 15 minutos siguientes a escucharlo:

Y ¿qué me decís de la famosísima campaña de MTV? Esta canción llegó a ser todo un éxito en nuestras radios.

¿Y si hablamos de la Sangría Don Simón o de lo Batidos Puleva? Sonará de repente:

Aquí tampoco debemos de dejarnos a las “Natillas, Danone, lista para gustar…”

Pero, es que cuando alguien dice “soy libre” yo contesto: “como el sol cuando amanece yo soy libre… como el mar…”

Y, como no, no pueden faltar en este post los éxitos del verano 2007 que la ONCE nos proporcionó con sus increíbles y pegadizas canciones:

¿Y si canto: “los animales de dos en dos ua, ua…”? Todos sabremos a qué anuncio alude esa maravillosa cancioncilla.

Y para finalizar, ¿quién no ha cantado esta canción y no le recuerda a su más tierna infancia? No parar de cantar esta canción, o incluso disfrazarte de conguito en los carnavales de 1994, era lo más guay y divertido del mundo.

Sé que os he hecho la puñeta. ¡¡No pararéis de tararear y cantar en una buena temporada!!

Anuncios que emocionan

A menudo escuchamos que las personas nos estamos volviendo cada vez más insensibles. Las noticias tristes, el entorno y la frustración hace que muchas veces nos pongamos un caparazón para no vernos afectados por todo lo que está ocurriendo.

Y, sin embargo, es curioso ver como un anuncio, en treinta segundos, a través de una historia ajena, y muchas veces ficticia, consigue traspasar ese caparazón y tocarnos el corazoncito.  Ya es complicado intentar explicar una emoción, cuando es algo ajeno a cualquier razonamiento, pero crearlo, generarlo en otra persona, simplemente es algo maravilloso.

Las personas nos movemos por nuestras emociones mucho más de lo que somos conscientes. Incluso cuando tomamos una decisión de forma racional, esta fue incitada antes por una emoción. Tu cabeza puede meter y sacar información, pero lo que llega al corazón es imborrable. Por ello es un recurso cada vez más utilizado por las marcas en sus anuncios. Emocionar significa conectar con el público, muestra nuestro lado más humano.

A continuación quiero ofreceros una recopilación de unos anuncios que tienen los ingredientes necesarios para emocionarnos. Y no vale con tener una buena historia, hay que tener mucho arte y, como no puede ser de otra forma, poner un poquito de tu alma.

Si hablamos de publicidad emocional hablamos de, como no, Coca- Cola. Esta historia del hombre más viejo y el bebe más joven fue recibida por la gente de forma muy emotiva.

Sin embargo, de sus últimas campañas, personalmente me emociona mucho más este otro anuncio de Coca- Cola.

Otro anuncio muy bueno que tuvo una gran acogida por la gente, seguramente muchos ya han pensado en este anuncio al hablar de publicidad emocional.

Los anuncios que te traen recuerdos, o con los que te puedes identificar, aunque no cuenten una gran historia siempre te dejan con una sensación extraña.

Y los anuncios de El Almendro que nos recuerdan que ya llega la Navidad de forma muy especial.

Los anuncios de seguridad vial suelen buscar tocar nuestras emociones, pero este realmente te deja con los pelos de punta, sin necesidad de incluir imágenes explicitas de niños saliendo disparados por la luneta (una cosa es emocionar y otra aterrorizar).

Me encantan aquellos anuncios que al final te dejan con una sonrisa tonta en la cara.

Hay anuncios que no cuentan ninguna historia, pero simplemente fueron “diseñados para emocionar”.

Recuerdo dos anuncios de cuando era pequeña, y los recuerdo sólo por cómo me hicieron sentir en el momento en el que los vi. Apenas recordaba de que eran los anuncios en sí (me ha costado un poco encontrarlos por eso), pero simplemente te entran ganas de levantarte del sillón y aplaudir.

Y por último, a petición de mi madre, un anuncio muy bueno del Atlético de Madrid.

Siente, ríe, llora, ¡emociónate!