Crónica – Encuentro CdeC 20-02-13 : Moro by Moro.

El pasado miércoles 20 de febrero, se celebró, como es habitual, el encuentro del tercer miércoles de mes del Club de Creativos.

Un pequeño grupo de las AdVengers nos infiltramos en GarAJE para ofrecer una crónica de lo ocurrido a todas aquellas personas que no pudieron acudir.

Sobre las ocho de la tarde, Ezequiel Triviño presentó al primer invitado, Iván Solbes, ilustrador de profesión. Iván comenzó contando su experiencia trabajando en el mundo de la publicidad y cómo la crisis le ha obligado a actualizarse. Al ser un tema que siempre le había atraído, decidió mejorar su técnica a la hora de dibujar retratos.

Para contar su propia historia, primero contó la de grandes figuras del arte. Inició un pequeño viaje por el mundo del retrato, hablando de los pintores Rembrandt, Ingres, Toulouse-Lautrec y Picasso que habían influido en su trabajo de una forma u otra.

En su aventura por mejorar sus técnicas, Solbes se dio cuenta de algo: aparte de solamente dibujar necesitaba una idea, un proyecto, algo que le diese sentido. Así pues se embarcó en un nuevo proyecto con el que pretendía tocar techo en su carrera. La idea: retratar parados. Cada día invitaba a su estudio a un par de personas desempleadas a las cuales retrataba. Posteriormente, publicaba estos retratos en las redes sociales incluyendo los curriculums de los modelos.

Brillante ¿verdad? Iván Solbes ha encontrado la manera de ayudar a los demás al mismo tiempo que él mismo mejora en su profesión.

Este proyecto ha tenido una gran repercusión en los medios pese a la modestia con la que el autor lo presenta.

Iván Solbes en ABC

En segundo lugar, Jose Luis Moro se encargó de exponer lo que CdeC llamó “Moro by Moro”, en la que el ponente nos habló de los Estudios Moro, claves en la historia de la publicidad española.

Pero, un momento ¿quién es Jose Luis Moro? ¿Estamos hablando de uno de los míticos hermanos Moro?

No, señores. El Jose Luis Moro que tuvimos el placer de conocer es este Jose Luis Moro, el Pingüino, parte del grupo Un pingüino en mi ascensor y uno de los publicistas más relevantes en España.

Jose Luis expuso la historia de los Estudios Moro de una forma muy audiovisual, ya que qué mejor forma hay de conocer a estos emblemáticos hermanos que mostrándonos su trabajo.

Desde pequeños, los hermanos Moro mostraron un gran espíritu emprendedor. Durante la Guerra Civil ya montaron su propio negocio (ojo, con unos doce años). Jose Luis (el de los hermanos) dibujaba soldaditos que después pegaban en madera y vendían. Santiago se encargaba de la parte más empresarial. El éxito de su pequeña empresa fue tal que llegaron a contratar a adultos.

Ya convertidos ellos mismos en adultos, se dieron cuenta de que con lo que habían aprendido de forma completamente autodidacta, podían hacer cine animado para la publicidad. Así pues, compraron una cámara de segunda mano en el Rastro, le añadieron un ventilador y, tras comprar radiografías usadas, comenzaron a crear pequeñas animaciones, las primeras inspiradas en el cine de Walt Disney, de quién eran fans. No obstante, no fue hasta que se dieron cuenta de sus propias limitaciones cuando comenzaron a hacer sus trabajos más brillantes. Según Jose Luis el Pingüino, cuando nos damos cuenta de nuestras limitaciones y capacidades y aprovechamos éstas últimas, es cuando mejor podemos hacer nuestro trabajo.

Volviendo a los hermanos, basaron su trabajo en una premisa básica de la publicidad: la simplicidad. Buscaban que la marca dijese cosas, pero cosas simples. Aunque claro está que ni los hermanos Moro pudieron librarse de “El ANUNCIANTE PERVERSO”, que quiere que su publicidad diga TODO.

A pesar de su simplicidad, los personajes que Jose Luis creaba acababan siendo tan queridos que el público incluso compraba lo que ahora llamaríamos merchandising.

El Pingüino hizo especial hincapié en el modelo de negocio de los Estudios Moro, un modelo basado en la especialización, en la que el mismo estudio producía sus propias ideas creativas. Esto les permitía una libertad casi total, ya que al haber menos personas en la cadena de producción, la idea pasaba por menos filtros. Según el ponente, posiblemente, debido a la crisis actual, las agencias tendrán que adoptar un modelo similar al de Estudios Moro.

Jose Luis, el Pingüino, terminó su ponencia pidiendo el CdeC de honor para Jose Luis Moro, el de los hermanos Moro, señalando la gran importancia de este personaje en el mundo de la publicidad española.

Por último, Ezequiel Triviño concluyó con una frase que podría ser la clave del encuentro: Si sabemos bien de dónde venimos, tal vez podamos saber a dónde vamos.

Concluimos aquí nuestra crónica. Esperamos que os haya gustado y, como siempre, gracias por leernos.

Os recomendamos que visitéis la crónica hecha por el propio Club de Creativos, dónde podréis encontrar, además, fotos del evento. ¿Podréis encontrar a alguna de las AdVengers entre el público?

CdeC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s