Tópico: “Publicidad subliminal”

Madre mía, ¡lo que he descubierto! No se si contároslo por aquí porque no se si se trata de un red segura. Puede que esto lo estén leyendo personas del gobierno que controlan nuestros pasos, nuestras mentes, nuestros ordenadores y nuestros móviles. O peor aún, trabajadores de Google, Facebook o Amazon. Miro la seguridad de mi red, el wifi está protegido, el acceso a él está cifrado del modo más seguro posible. Miro a mí alrededor, parece que no hay nadie, pero nunca sabemos. Por el techo y las ventanas no me tengo que preocupar, yo misma las forré con doble capa de papel de aluminio. Finalmente, acabo de pasar el antivirus a mi ordenador, está todo en orden. Pasadas todas las medidas de seguridad, os puedo contar a lo que venía.

Todo el mundo piensa que la publicidad subliminal existe, y no sólo que existe, sino que se trata de una publicidad muy efectiva. Yo, por mi parte, me siento libre de este engaño. Y no justamente porque la publicidad subliminal este penada por la ley. Artículo 3 de la ley general de publicidad, de la publicidad ilícita. Y, es que aunque queramos fiarnos de la ley, estos anunciantes tienen suficiente dinero como para poder hacer lo que quieran y pagar cuantiosas denuncias que un tribunal les imponga.

Mi certeza de que este tipo de publicidad no existe viene del estudio riguroso que he llevado a cabo y, el cual, os puedo resumir en pocas palabras. La publicidad subliminal es aquella que utiliza estímulos por debajo del umbral de la consciencia, e incorpora palabras, imágenes, sonidos, videos… que no son percibidos de forma consciente por nosotros pero que pueden influenciarnos en nuestra actitud o comportamiento.

Y, dime tú, ¿qué publicidad es la que no vemos, la que no percibimos? Pues ninguna. Una cosa es que no vayamos prestando atención a todos los mensajes publicitarios que nos llegan que pueden llegar a ser cientos en un mismo día. Y que esos mensajes puedan dejar mella en nuestro cerebro e influyan en un posterior comportamiento, pues sí, puede ser. Pero ¿no los hemos percibido? Eso sí que no. Si veo un cartel con una hamburguesa (no le presto atención) y esa misma tarde voy a comer a un restaurante de comida rápida ¿significa que esa publicidad subliminal ha surtido efecto? NO. Yo he visto el  cartel, he podido contemplarlo e incluso sacarle fotos si quiero.

Pero, ¿qué piensan los publicistas de esto? Obviamente, ellos insisten en que este tipo de publicidad ni existe ni se usa. En contra suya tenemos que nadie se fía de las palabras de un publicista. Aunque, hagamos una reflexión todos juntos:

¿Esto es publicidad subliminal? ¿Se supone que nos debemos sentir más atraídos por esta marca si vemos eso? ¿De verdad ayuda a vender más ese supuesto logo cargado de mensajes subliminales? ¿Nos vamos a tirar y a pelear por esta marca debido a que ese sea su logo?

Así, está llena la red de supuestas imágenes subliminales. Pero, si esto fuera verdad: ¿por qué seguirían cerrando negocios? ¿Por qué algunas marcas no consiguen triunfar? Y, sobre todo, ¿por qué siguen echando a creativos, etc. de las agencias de publicidad?

Para finalizar, aquí os dejo este video, que mediante el humor, nos hace ver esta realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s